>19. Los Frutos del Arrepentimiento I.

>Hechos 26:18, 20 “Y les abras los ojos, para que vuelvan de las tinieblas a la luz, y del dominio de Satanás al de Dios, para que reciban, por la Fe en Mi, perdón de pecados y herencia entre los santificados…. Primero les anuncie a los que están en Damasco, y en Jerusalén y por toda la tierra de Judea, y después a los gentiles, que se arrepientan y se vuelvan a Dios , haciendo obras digna de arrepentimiento” Este pasaje cuenta que Yeshua hablo a Pablo cuando iba a Damasco, y le dijo que le escogió: Primero, para que les abra los ojos tanto a judíos como a gentiles. Segundo para que salgan de la oscuridad a la luz. Tercero, abandonen el dominio de Satanás y entren bajo el dominio de Dios. Cuarto, que reciban por la Fe en Yeshua tanto el perdón de pecados como la herencia eterna. Por otro lado, en el versículo 20, las palabras con las que Pablo relata al rey Agripa esta visión indican que el entendió que su misión era predicar el arrepentimiento.

También, recuerde que cuando Adán y Eva fallaron, sus ojos y los de su descendencia fueron abiertos para el engaño, no obstante, Hechos 26:18 hace entender que al mismo tiempo los ojos de ellos y de sus descendientes fueron cerrados para Dios. Por esta causa, las escrituras anuncian que los ojos que no ven, verán, por ejemplo, Isaías 29:18 “En aquel tiempo los sordos oirán las palabras del libro y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas” Dios comisiono a Yeshua para esta tarea, Isaías 42:6,7 “…te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos…” Poco a poco Dios revela por medio de los profetas que el sacrificio de Yeshua, es la base legal para que El pueda dar el arrepentimiento, o sea, redimirles del dominio de las tinieblas y trasladarles al reino de su Hijo, Apoc 5:9 “Y cantaban un himno nuevo, diciendo: Digno eres de tomar el libro y de abrir sus sellos, porque fuiste inmolado Y CON TU SANGRE COMPRASTE PARA DIOS a gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación”

Ahora, cuando Yeshua empieza su misión, la anuncia con estas palabras, Luc. 4:18 “El Espíritu de Yahweh me ha ungido, para dar las buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado para curar del pecado y de la condenación a los quebrantados de corazón, para anunciar la liberación a los prisioneros del pecado, para restaurar la vista a los ciegos y a enviarles en libertad a los oprimidos” La misión de Yeshua al compararla con la de Pablo, se nota que El vino a dar arrepentimiento. En cambio, Pablo avisa que ya esta disponible el arrepentimiento, gracias a la muerte y resurrección de Yeshua.

Durante su vida en la tierra Yeshua lucho y venció a Satanás como se lee en Luc 11: 21, 22” Cuando el hombre fuerte, armado cuida su palacio, seguro esta lo que posee. Pero cuando viene otro mas fuerte que el y le vence, entonces le quita las armas en las que confiaba y reparte su botín” El hombre fuerte figura a Satanás y el mas fuerte a Yeshua. La lucha culmina en el calvario, como estaba anticipado en Gen.3:15 “…La simiente te herirá en la cabeza y tu (Satanás) le herirás en el talón” La conclusión que se saca es que gracias al sacrificio de Yeshua, Dios libera del dominio de Satanás a todo el que toma en serio la invitación divina al arrepentimiento. Le reitero que el arrepentimiento es pasar del dominio de Satanás al dominio de Dios, Col 1:13,14 “el cual nos ha librado del poder de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo”

El primer efecto del arrepentimiento, o sea lo que ocurre tan pronto alguien acepta la invitación de Dios al arrepentimiento, es que sus ojos son abiertos. Ahora, los ojos abiertos es una figura para decir que se abre el entendimiento, así Efesios 1:18 “Iluminando los ojos de vuestra mente, para que sepáis cual es la esperanza de su llamamiento, cuales son las riquezas de la gloria, su herencia en los santos” En otras palabras, con el abrir los ojos se indica que Dios les da tanto la facultad de prestar atención como de entender el evangelio a los que han pasado al dominio de Dios, Hechos 16:14”Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiratira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor le abrió la mente para que estuviese atenta a lo que Pablo decía” 2 Tim 2:25, 26 “ que corrija con mansedumbre a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo , en que están cautivos a voluntad de el”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s