>10. La Muerte de Jesus

>Es claro que Dios da el Espíritu de Cristo a todo el que oye, recibe y hace suyo el sacrificio de Jesús.        Gal 3: 1, 2 “… Jesús el Cristo fue descrito ante vosotros crucificado. Únicamente, esto quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por oír de la Fe?

Con este pensamiento, leamos el relato abreviado de la muerte del Salvador, principiando en el Getsemaní: Mat 26:37-39 “…Jesús comenzó a afligirse y angustiarse, entonces les dijo: Mi alma sufre angustia hasta morir. Y se adelanto un poco, se postro y suplico diciendo: Padre mío si es posible aleja de mi esta copa, sin embargo no sea como yo quiero, sino como tu quieras” La copa a la que se refirió era la horrible muerte que iba a sufrir.

Mientras Jesús suplicaba al Padre llegaron al huerto sus enemigos. Juan 18: 3-5, 12: “… Judas llevo un escuadrón romano y a varios oficiales de los Sumos Sacerdotes y de los fariseos, y fueron con luces, antorchas y armas… Pero Jesús sabia todo lo que le iba a pasar, y cuando llegaron, salió y les dijo ¿A quien buscan? Ellos le contestaron: A Jesús el Nazareno, El les dijo: Yo Soy…Entonces el escuadrón romano y los oficiales de los judíos apresaron a Jesús y le ataron” Mat 26:55 “… Jesús les dijo: Han venido a apresarme con espadas y garrotes como a un ladrón, pero no me prendieron cuando cada día me sentaba en el templo para enseñar”

Entonces le llevaron a juicio. Juan 18:13, 19-22 “Le llevaron primero ante Anas, suegro de Caifás…Cuando este Sumo Sacerdote le interrogo respecto a sus discípulos y acerca de sus enseñanzas, Jesús le contesto: Yo hable abiertamente al mundo, siempre enseñe en la sinagoga y en el templo, donde los judíos se reúnen, nada he dicho en secreto. ¿Porque razón me preguntas? Más bien interroga a los que han oído lo que he dicho. ! Fíjate, ellos saben lo que hable! Y uno de los alguaciles que estaba cerca le dio una bofetada a Jesús y le dijo: ¿Así respondes al Sumo Sacerdote?

De allí le llevaron al palacio de Caifás, el Sumo Sacerdote ese año, donde estaban los escribas y los ancianos. Mat 26:59,60, 62-68 “Los sumos sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban falso testimonio contra Jesús para darle muerte, pero nada hallaron, a pesar de los muchos testigos falsos…Entonces el Sumo Sacerdote se levanto y dijo: ¿Nada contestas? Jesús estaba callado. Entonces el Sumo Sacerdote el dijo: ¡Jura por el Dios viviente que eres el Cristo, el Hijo de Dios! Jesús le dijo: Tú lo dices, y ahora te digo: veréis al hijo del hombre sentado a la derecha del poder, también le veréis viniendo sobre las nubes del cielo. El Sumo Sacerdote oyó esto y se rasgo su vestido diciendo: ¡Ha blasfemado! … ¿Qué les parece? Ellos dijeron: ¡Es culpable de muerte! Entonces unos le escupían la cara y le daban puñetazos y otros le abofeteaban”

Con este juicio, el más alto tribunal Judío condeno a muerte a Jesús.

Entonces le llevaron al palacio de Pilatos buscando que la sentencia de muerte contra Jesús sea confirmada y ejecutada. Juan 18:29-31,33-34, 36, 37,39-40 “Pilatos salió fuera y les dijo: ¿Que acusación traen contra este hombre? Ellos respondieron: Si este hombre no fuera malhechor, no te le hubiéramos entregado. Pilatos les dijo: Llévenle y júzguenle con la ley de Uds. Los judíos le dijeron no nos es legal dar muerte a nadie…Pilatos volvió a entrar en su palacio y llamo a Jesús, y le dijo: ¿Tú eres el rey de los judíos? Pero Jesús le dijo ¿esto dices de ti mismo, o porque otros te dijeron?…Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no sea entregado a los judíos, pero mi reino no es de este mundo. Entonces Pilatos le dijo: ¿Así que tú eres Rey? Jesús le dijo: Tú dices que soy Rey; yo he nacido para esto y vine a este mundo para testificar de la verdad, y todo el que es de la verdad oye mí voz…Entonces Pilatos les dijo a los judíos: Es costumbre de Uds., que suelte un preso en la pascua. Ahora, decidan ¿quieren que suelte al rey de los judíos? Entonces gritaron nuevamente: No sueltes a este, sino a Barrabas…”

Pilatos supo que Jesús estaba bajo la autoridad de Herodes, porque El habia empezado a predicar en Galilea, así que le envió a Herodes; quien le hizo muchas preguntas, pero Jesús nada le respondió, entonces Herodes después de ultrajarle y burlarse de El, le vistió con un manto lujoso y le envió de nuevo a Pilatos.

Este le hizo latiguear, y sus soldados tejieron una corona de espinas y le pusieron en la cabeza, asimismo le vistieron con un manto purpura. Juan 19:3-16, 18, 19,28-30. “Y burlándose le saludaban: Salve Rey de los Judíos, y le golpeaban con las manos. Entonces salió Pilatos y les dijo: Mírenle, sepan que no encuentro delito en El. Jesús salió con la corona de espinas y el manto de purpura. Entonces Pilatos les dijo: ¡Mirad, el hombre! Pero los sumos sacerdotes y sus oficiales gritaron: crucifícale, crucifícale. Entonces Pilatos les dijo: tómenle Uds. y crucifíquenle, porque no encuentro delito en El. Los judíos le contestaron: Nosotros tenemos una ley, y de acuerdo a nuestra ley debe morir, porque se hizo asimismo Hijo de Dios. Cuando Pilatos oyó estas palabras tuvo miedo. En ese momento Pilatos entro otra vez a su palacio y dijo a Jesús: ¿De donde eres? Jesús no le respondió. Pilatos le dijo: ¿No me respondes? ¿No sabes que puedo soltarte, o puedo crucificarte? Jesús le contesto: No tendrías poder sobre mi, si no te fuera dado de arriba. Pero, el que me entrego a ti tiene mayor pecado. Pilatos procuraba soltarle, pero los judíos gritaban: Si le sueltas no eres amigo del Cesar; todo el que se hace rey se opone al Cesar. Cuando Pilatos oyó estas palabras le saco a Jesús, y el se sentó en el tribunal… y les dijo a los judíos: Miren a su Rey. Pero ellos gritaron: Crucificale. Pilatos les dijo: ¿He de crucificar a su Rey? Los sumos sacerdotes le dijeron: ¡No tenemos otro rey que el Cesar! Entonces les entrego para que le crucifiquen. Jesús salió cargando su cruz al Gólgota. Allí le crucificaron…Pilatos escribió este letrero y lo puso en la cruz: Jesús el Nazareno, Rey de los Judíos…Jesús sabiendo que todo ya había terminado, y para que se cumpliera la escritura, dijo: Tengo sed…entonces le acercaron a la boca una esponja empapada en vinagre puesta en una rama de Hisopo. Cundo Jesús tomo el vinagre dijo: ¡Esta terminado! Entonces agacho la cabeza y entrego su espíritu.

Resalta que los jueces condenaron a Jesús a muerte por 3 causas. 1. Por ser el Hijo de Dios. 2. Por ser el Mesías prometido. 3. Por confesar que es Rey. Ahora, el primer punto: el Hijo revela al Padre, por lo tanto la mansedumbre, humildad y amor abnegado que se vio en el Hijo es la proyección humanizada del amor, mansedumbre y humildad del Padre. El segundo punto: La misión del Mesías es morir sujetando el mal que heredamos de Adán, mal que corrompe nuestra mente; además, es llevar nuestros pecados, fruto de este mal. El tercer punto: Jesús es el Rey que gobernara esta tierra embellecida, después que Satanás haya sido apresado. Estos tres motivos de su muerte son el fundamento y sostén de nuestra salvación.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s